Contáctanos

¿Necesitas hablar con nosotros?

Nombre  
E-mail  
Mensaje  

Como Madres o Padres, ¿Sabemos realmente lo que significa un retraso motor o "Retraso en el desarrollo Psicomotor" en el bebé?.

¿Podríamos identificar "pistas" en nuestros bebés que nos indiquen que algo raro esta pasando?.

 

Primero que todo hay que aclarar que un retraso motor no necesariamente significa que tu bebé presenta una patología grave o que es algo que le dejará secuelas eternas. Es absolutamente normal tener dudas al respecto, pero lo más aconsejable es aclararlas.

 

Muchas veces nos veremos enfrentados a éste diagnóstico, que por lo general, veremos escrito como "RDSM" (Retraso en el desarrollo psicomotor).

Tratemos de profundizar un poco más en el concepto, ¿te parece?.

 

Debemos entender primero que, básicamente éste diagnóstico se refiere a que el bebé, presenta un comportamiento motor que no corresponde con la edad que tiene, y muchas veces, esto se debe a alguna alteración del Sistema Nervioso Central (SNC), lo que junto a este "retraso motor" produce otras manifestaciones clínicas que es necesario siempre evaluar por un profesional especializado en el área.

 

Cuando se produce un desarrollo motor anormal o atípico, los bebés tenderán a realizar compensaciones motrices para lograr una función determinada. Éstas funciones realizadas a través de dichas compensaciones, al permanecer durante el tiempo, se tornan patológicas si es que no permiten el desarrollo de movimientos o logros motores más avanzados.

 

Inicialmente éstas compensaciones o movimientos patológicos son bastante sutiles, por lo que puede ser difícil detectarlos a primera vista. Los patrones de movimiento atípicos no generarán ninguna consecuencia si sólo se producen de manera ocasional, pero si ésto se mantiene, desencadena un desarrollo motor anormal o atípico, produciendo lo que llamamos "Retraso motor".

 

Entonces, entendamos que cuando un bebé desarrolla estos patrones anormales, es a causa de compensaciones motrices para realizar una función determinada (como girar en el piso). Ésto le permite "funcionar", pero si lo mantiene en el tiempo, retrasará el avance motor del bebé.

 

Como mencionamos en un comienzo, éstas alteraciones por lo general ocurren por algún tipo de lesión del SNC, lo que altera la forma de aprender o moverse del bebé. Dependiendo del daño ocurrido un niño(a), podrá compensar sus movimientos de manera mas rápida o mas lenta.

 

Ahora, un retraso en el desarrollo puede manifestarse como una potente extensión en el bebé, o una Hipotonía que es básicamente un tono postural bajo (músculos que se notan blandos o mas flácidos al movimiento).

En el caso de una fuerte extensión del bebé, notamos una espalda curvada hacia atrás, que puede desencadenar una serie de eventos motrices posteriores. Ésto le da la importancia a una detección precoz, ayudando a inhibir o reducir este patrón de movimiento y realizar un trabajo de estimulación adecuado.

En el caso de los bebés con Hipotonia, suelen presentar dificultades para mover o sostener el tronco, cabeza y/o extremidades, que por lo general conduce a desarrollar estrategias de "fijación" corporal para dar estabilidad a segmentos del cuerpo que lo necesitan. Aquí también radica la importancia de una evaluación profesional especializada, para identificar estos patrones o fijaciones y de esta manera ayudar a estimular un correcto desarrollo motor en tu bebé.

 

¿Tienes un comentario, consulta o inquietud respecto a éste tema o de tu bebé?, Adelante!, nuestras redes sociales están para eso. trataremos de responderla a la brevedad, de la manera mas adecuada posible.

 

 

Mauricio Lara C.

Kinesiólogo.

Rehabilitación neurológica infantil / adultos.

Centro Umavida Arica / Instituto Teletón Arica.