Contáctanos

¿Necesitas hablar con nosotros?

Nombre  
E-mail  
Mensaje  

Desde hace ya tiempo que venimos escuchando comentarios como: "no hay que usar andador por que es malo", "ni se te ocurra usar un andador", "el médico me dijo que no lo ponga en andador" o "úsalo tranquila que nada va a pasar".

Pero ¿qué hay de cierto en todo ésto?, ¿por qué la mala fama?. Veamos a continuación cuáles son los fundamentos que pueden estar detrás de todos estos comentarios.

 

Para entrar en contexto, debemos saber que el desarrollo motriz de los bebés es de carácter progresivo, y mes a mes avanza en sus hitos motores hasta que aproximadamente al año de edad se produce la bipedestación (posición de pie) y como consecuencia, la marcha independiente.

 

Respecto a los "andadores", hay que considerar que actualmente no hay demasiada evidencia científica contundente que pruebe que su uso directo puede llevar a consecuencias negativas en el desarrollo ni se han demostrado enfermedades o síndromes asociados exclusivamente al uso de andadores.

Por otro lado, desde el punto de vista fisiológico o del desarrollo, el andador no tiene mucha utilidad, ya que no es un aparato que "ayude" al niño para aprender a caminar. Convengamos en que su función principal muchas veces radica mas que nada en mantener al bebé entretenido y "seguro" mientras intenta dar sus primeros pasos, y también para dar un poco mas de independencia a la madre que de otra forma tendría que estar vigilando estrictamente todos sus movimientos en una etapa tan inquieta como la de los

primeros pasos.

En cuanto al desarrollo propio del bebé, se pondrá de pie y caminará de manera independiente cuando se den las condiciones, que tienen que ver con caderas consolidadas y firmes, fortalecimiento de musculatura y otros factores propios del desarrollo psicomotor.

 

El gran "problema" del andador, lo podemos resumir principalmente en dos aspectos; primero está el tema de la seguridad, si bien, el dar los primeros pasos es, en sí una etapa relativamente riesgosa, muchos accidentes en este periodo se producen al usar andadores, ya que realizan una marcha bastante mas rápida y acelerada, que los hace propensos a chocar las ruedas contra algún obstáculo o desnivel pequeño, haciendo que se vuelquen hacia adelante causando lesiones que se podrían haber evitado, por otro lado, muchos accidentes también tienen que ver con caídas por escaleras al usar andador, y podemos imaginar la gravedad de las lesiones que se pueden causar con una caída de ese estilo.

La segunda gran razón tiene que ver con la etapa en la que se utiliza el andador, ya que se le impone al bebé caminar cuando aún no tiene las condiciones físicas o la estabilidad necesaria para ésto, también aumenta la separación entre las piernas por lo que un uso prolongado del mismo podría tener consecuencias negativas en el cuerpo del bebé, y por último, puede dificultar el desarrollo correcto de la musculatura de las extremidades inferiores.

 

Cabe mencionar que para estimular la marcha independiente en los bebés existen alternativas mas seguras para tal efecto, como carros anteriores simples o con regulación de frenado de ruedas lo que permite que no se acelere demasiado al momento de empujarlos, y permiten dejar las extremidades inferiores libres para un correcto aprendizaje del proceso de la marcha.

Finalmente, se aconseja también realizar ejercicios de estimulación para la marcha independiente, que un profesional especializado en el área te puede enseñar para que puedas trabajar con tu bebé en casa de manera segura.

 

Si tienes alguna duda, con gusto te ayudaremos a resolverla a través de nuestras redes sociales o de manera privada.

 

 

Mauricio Lara C.

Kinesiólogo.

Rehabilitación neurológica niños / adultos.

Centro Umavida Arica / Instituto Teletón Arica.